Leer suele ser considerada una actividad solitaria, que requiere atención y cierto retiro del ritmo frenético de la vida cotidiana. Pero la lectura también puede ser un lugar de encuentro, de debate, un ámbito para compartir. Con distintos formatos, ejes y modalidades, los clubes de lectura son ámbitos para sacar a los libros del lo invididual y enriquecer la experiencia con otros. Te invitamos a que conozcas distintas propuestas para socializar ese rito que, hasta ahora, practicabas en soledad. 

El club de la novela guiado por Ana Quiroga
"En la lectura compartida se intercambian puntos de vista e interpretaciones que nos enriquecen como lector y nos ofrecen otra manera de pensar el mundo", propone Ana Quiroga para invitar a "El club de la novela". La experiencia propone analizar una novela por encuentro a partir de la lectura previa. "El baile" de Irene Nemirovsky fue una de las primeras y siguieron con otros novelistas de la literatura contemporánea latinoamericana y europea: Gabriel García Márquez, Roberto Bolaño, Claire Keegan, Martin Amis, David Lodge, Ian McEwan, Milan Kundera. En octubre leen ¿Quién se hará cargo del hospital de ranas? de Lorrie Moore. Se encuentran en Recoleta todos los miércoles a la tarde.

Club de lectura Carbono, un proyecto de Sebastián Lidijover
Se trata de una iniciativa, en principio, virtual. Virtual y gratuita. Solo tenés que anotarte con tu e-mail, comprar o conseguir la lectura del mes y esperar la propuesta de lectura del creador del proyecto. ¿Quién es? Sebastián Lidijover está en el mundo del libro hace dos décadas y sus ideas son siempre frescas, originales, poco acartonadas. Fue librero durante diez años y durante otros diez siguió en una distribuidora y editorial, visitando las librerías primero y después como responsable de prensa. El primer libro que leyeron en comunidad fue "Cometierra" de Dolores Reyes y siguen en noviembre con "Mi abandono" de Peter Rock.  
La propuesta de lectura llega por mail los domingos a la mañana y se retroalimenta, en redes, con las lecturas y comentarios de todos los inscriptos en este club que lleva poco tiempo de vida pero que ya está dando que hablar. 

Clubes de lectura en bibliotecas porteñas
Cuatro bibliotecas funcionan -en distintos barrios porteños- como sede los distintos clubes.  En ese ámbito, rodeados de libros, los participantes comparten opiniones y sensaciones a partir de la lectura de diferentes obras y autores. Las reuniones son semanales y gratuitas y por consenso deciden qué obras van a leer y juntos crean una ruta literaria diversa.  

Polisemia, un recreo del mundo
El club funciona desde hace seis años y ahora tiene lugar en Espacio Moebius, un centro cultural cálido de Almagro. "Somos los libros que hemos leído", sostienen en Polisemia. Además de compartir lecturas, llevan invitados y organizan presentaciones. Una particularidad: organizadores y asistentes comparten una suerte de "decálogo" de pertenencia para enmarcar y darle más fuerza a los encuentros. 

Goodreads, una red social para lectores
Goodreads es la mayor red social orientada a la recomendación de libros. Si bien no tiene la dinámica de una comunidad, sí se generan debates y conversaciones alrededor de las recomendaciones de libros. Tiene 40 millones de miembros, 1.000 millones de libros registrados y 43 millones de reseñas. La aplicación nació en 2007, pero desde 2013 pertenece a Amazon. Tiene casi dos millones de seguidores en Twitter y, además, como dato interesante, la mitad de los usuarios accede desde el celular.

Últimas notas de "Libros"