LA FELICIDAD

MAS ALLA DE LA ILUSION

Rolon Gabriel

Icono comprar $AR 29.900,00

DETALLES

  • Género:
  • Editorial: PLANETA
  • Paginas: 400
  • Edición: 2023
  • Idioma: Español
  • Encuadernación: RUSTICA CON SOLAPAS
  • ISBN: 9789504976752
  • Formato: LIBRO
  • Origen: ARGENTINA

COMPARTIR

DETALLES

  • Género:
  • Editorial: PLANETA
  • Paginas: 400
  • Edición: 2023
  • Idioma: Español
  • Peso: 500
  • Alto: 3 mm
  • Ancho: 14 mm
  • Largo: 21 mm
  • Encuadernación: RUSTICA CON SOLAPAS
  • ISBN: 9789504976752
  • Origen: ARGENTINA

COMPARTIR

Como imposible y como quimera, como fin y también como imperativo, la idea de la felicidad nos interpela más que nunca en los tiempos que corren. Cómo ser felices?, esa sentencia que nos sobrevuela como mandato del mundo moderno se impuso para encandilarnos y hacernos perder de vista aquella que debería ser la pregunta nodal: Qué es la felicidad?. En su nuevo libro, Gabriel Rolón nos propone desandar el camino. Desarticular lugares comunes y preconceptos para poner en evidencia qué se esconde más allá de esa ilusión que se vende como panacea y no es más que una trampa. Entre el Psicoanálisis y el arte, entre la filosofía y la literatura, despliega entonces su hoja de ruta, un mapa de lecturas que van de la mitología clásica a Byung-Chul Han, pasando por Freud, Lacan, Borges, Nietzsche, Schopenhauer, Einstein, Alejandro Dolina, Ana Frank, Bertrand Russell y Comte-Sponville, entre muchas otras. Una vez más, como en sus trabajos anteriores y fiel a ese estilo que lo llevó a ser uno de los autores más leídos de las últimas décadas, Rolón nos invita a pensar a contrapelo de las modas ligeras. Y es ahí, en esa zona incómoda y a la vez anhelante de vida, donde La felicidad se vuelve un ensayo indispensable, lúcido, humano. Este libro parte de la duda, de un cuestionamiento: qué es la felicidad?No tengo certezas, pero puedo asegurar que la felicidad no está en las falsas metas que nos propone la cultura contemporánea. No la conseguiremos con logros materiales, ni al cumplir con alguno de los mandatos familiares, porque es posible que en ninguna de esas cosas se juegue nuestro deseo.